Page 6 - Hosanna - Boletin 2019
P. 6
etín Informativo ¡Hosanna! 2.019

¡La Victoria es de nuestro Dios!

(Cf. Ap 7,10)

Este año, D.m., la hermandad de la
Puerta de Jerez se dispone a celebrar con gozo los
cincuenta años de la bendición de su imagen maria-
na titular, Ntra. Sra. de la Victoria. No se trata de un
mero recuerdo histórico de algo que pasó hace cinco
décadas, sino de un presente que marca la vida de la
hermandad. Como ocurre en la mayoría de ellas en
nuestra geografía andaluza, la presencia de la Virgen
inunda su vida diaria, y no menos cuando la cofradía
realiza sus cultos o la estación de penitencia anual.
Ciertamente que la Virgen María ocupa un lugar destacado en la re-
ligiosidad popular, como lo tiene en la propia vida de la Iglesia. Sin embargo,
su presencia no debe quedarse en la epidermis cofrade limitándose a un sen-
timiento, sino que debemos descubrir el lugar preeminente que la Santísima
Virgen tiene en la vida de la fe. En este sentido el Concilio enseña de Ella que
es la imagen de la Iglesia (Cf. LG 63), y que su maternidad espiritual es perpe-
tua, sosteniendo y alentado la vida de los creyentes (Cf. LG 61)
Los distintos dogmas marianos con los que la Iglesia enseña la verdad
sobre la Madre del Señor, así como las festividades litúrgicas y las advoca-
ciones de la Virgen nos ayudan a crecer en una auténtica y madura devoción
mariana. Lejos queda ya esa miopía religiosa que empezaba y acaba en María,
y que a lo más se la consideraba modelo femenino de la vida consagrada. Cada
vez más, siguiendo la tradición patrística y de la más alta teología, la Iglesia
ve en ella el referente más perfecto de cuanto significa ser cristiano y la com-
prende, la venera y la propone como el ideal de vida evangélica. El canto de
magnífica (Cf. Lc 1, 46-56), que ocupa los momentos más distinguidos de la
litúrgica, y al que cada vez se acude más en la oración personal y comunitaria,
dan muestra de ello. Si nuestra sociedad busca con justicia reivindicar el papel
esencial de la mujer en la historia y en el presente, los cristianos tenemos que
decir que, para nosotros, después de Dios, Ella.
En esta hermandad, su nombre es Victoria. El apocalipsis dice que “¡la
victoria es de nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero!” (Ap
7,10). Una clara alusión al triunfo pascual que hace eco en María. Ella, Inma-
culada, fue toda para Dios; Ella, Asunta al cielo, ya vive plenamente en Dios.

4

Boletín 2019.indd 6 26/03/2019 16:46:07
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11